Manos ocupadas, mente despejada

En el Club de la mama lo mismo te planchamos un huevo que te freímos una corbata.